Una minicargadora es una valiosa pieza de equipo con una amplia gama de capacidades que le permiten completar su trabajo mejor y más rápido. Sacar el máximo partido a su minicargador requiere un mantenimiento adecuado. Siga esta guía para obtener valiosos consejos de servicio para mantener su minicargador correctamente mantenido y funcionando al máximo.

 

Acerca de las minicargadoras

Una minicargadora es un equipo versátil. Su tamaño compacto, su maniobrabilidad y su compatibilidad con los accesorios hacen que la minicargadora sea una excelente opción para muchas aplicaciones, como la construcción, la fabricación, el paisajismo y otras tareas de manipulación de materiales.

Para realizar un mantenimiento adecuado es necesario entender cómo funcionan las minicargadoras. Las minicargadoras se construyen con cuatro ruedas o dos orugas. El motor suele estar situado en la parte trasera, detrás del asiento del operador. Las minicargadoras también tienen dos brazos situados a ambos lados de la cabina, que mueven el accesorio conectado a la unidad.

Implementos para minicargadoras

Puede utilizar muchos accesorios diferentes con su minicargador, incluyendo horquillas para mover palés, cucharones para recoger materiales, barrenas para perforar agujeros, retroexcavadoras para cavar y muchas otras opciones.

La mayoría de los accesorios se conectan al sistema hidráulico de la minicargadora. Para algunos accesorios de gran potencia, como las desbrozadoras y las cepilladoras en frío, se necesita un sistema hidráulico de gran caudal en la minicargadora. Los sistemas hidráulicos con un flujo estándar van de 17 a 24 galones por minuto (gpm), mientras que un rango de 30 a 38 gpm se considera de alto flujo en una minicargadora. No todas las minicargadoras tienen un sistema hidráulico de alto caudal, por lo que es fundamental conocer los requisitos de potencia de sus implementos.

Cargadora compacta Bobcat

 

¿Cómo se mantiene una minicargadora?

Si sigue una lista de comprobación de mantenimiento de la minicargadora y utiliza su equipo con cuidado, podrá prolongar su vida útil y evitar costosos tiempos de inactividad. Siga esta lista de comprobación para un mantenimiento eficaz de la minicargadora:

1. Mantenimiento diario

Las comprobaciones básicas diarias son esenciales para controlar la salud de su equipo. Antes de poner en marcha la minicargadora, camine alrededor de ella para comprobar si hay signos de desgaste o daños. Un paseo también es una buena oportunidad para hacer un balance de los alrededores y prever cualquier obstáculo en el camino previsto.

Examine la parte delantera de la minicargadora, retire cualquier residuo de los accesorios y asegúrese de que las mangueras y los tubos están bien sujetos y no tienen fugas. También debe comprobar los brazos y los puntos de pivote para asegurarse de que están bien engrasados; lo ideal es engrasar la minicargadora después de cada uso.

Inspeccione los neumáticos y las orugas y realice los ajustes de presión o tensión necesarios. También querrá subir a la cabina y hacer una rápida comprobación de todas las características de seguridad, incluyendo el panel de la pantalla, la bocina, el cinturón de seguridad y cualquier alerta de seguridad. Después de eso, camine detrás de la minicargadora y abra el portón trasero para inspeccionar el motor y los componentes del sistema, luego revise todos los niveles de fluidos y rellene según sea necesario.

2. Mantenimiento de fluidos

El mantenimiento de los niveles correctos de fluidos hace que su minicargador funcione sin problemas. El aceite del motor, el aceite hidráulico y el refrigerante deben mantenerse de acuerdo con las directrices del fabricante para evitar daños por calor y desgaste. Estos fluidos también deben cambiarse a intervalos regulares y mantenerse a una temperatura constante. Si observa una pérdida excesiva de fluido, es posible que tenga una manguera con fugas o un accesorio inseguro, que debe ser reparado de inmediato para evitar daños costosos.

Cuando compruebe los fluidos, asegúrese de que los brazos de la cargadora están bajados para que todo el aceite hidráulico fluya de vuelta al depósito para obtener una lectura precisa.

3. Cuidado de los neumáticos y de la pista

Una de las tareas más importantes de mantenimiento de la minicargadora es el cuidado de los neumáticos o las orugas, ya que son los que más se desgastan con el tiempo. Si su minicargador tiene neumáticos, asegúrese de que estén correctamente inflados y con los niveles de presión adecuados para mejorar el manejo y reducir el desgaste. Por supuesto, la presión de los neumáticos sólo es aplicable a los neumáticos que no están rellenos de espuma.

Debido a que los neumáticos de las minicargadoras son muy gruesos, es difícil notar un cambio de presión con sólo una inspección visual, por lo que deben ser revisados regularmente con un manómetro. Siga el manual del operador para conocer los números de presión óptimos para no inflar los neumáticos en exceso o en defecto.

Un juego de neumáticos (delantero o trasero) también puede desgastarse más rápido que el otro dependiendo del uso que le dé a la minicargadora, por lo que rotar los neumáticos periódicamente ayudará a prolongar su vida útil.

Una minicargadora con orugas, también conocida como cargadora compacta de orugas (CTL), debe tener la cantidad correcta de tensión en las orugas. Una tensión insuficiente provoca que las orugas se suelten, mientras que una tensión excesiva puede provocar un desgaste excesivo e incluso la pérdida de potencia.

4. Limpieza

Mantener limpia su minicargadora también prolonga su vida útil. Además de eliminar cualquier residuo atrapado en la carrocería, la limpieza de las ventanas le permite realizar el trabajo de forma más eficiente. Las ventanas limpias proporcionan una amplia visibilidad y líneas de visión claras, impulsando la productividad del operador y mejorando la seguridad mientras trabaja.

Limpiar regularmente el compartimento del motor también es crucial, especialmente si trabaja en un entorno con mucha suciedad. La suciedad y el polvo pueden acumularse rápidamente en el radiador y otros componentes del sistema, provocando el sobrecalentamiento del motor y afectando a las conexiones eléctricas.

5. Programar citas periódicas de servicio

Las citas regulares de mantenimiento son vitales para el estado de su minicargador. Las empresas profesionales que dan servicio a las minicargadoras tienen herramientas especiales y técnicos capacitados que saben qué buscar y cómo proporcionar el mejor cuidado para su equipo. Con sus muchos recursos, pueden hacer un trabajo rápido de las tareas de mantenimiento para ahorrarle tiempo y evitar que se desarrollen problemas mayores.

Los costes de mantenimiento de las minicargadoras son relativamente bajos. A largo plazo, usted ahorrará una cantidad significativa de dinero al realizar un mantenimiento regular y evitar costosas reparaciones en su minicargador.

Contacte con Prime Source hoy mismo

Dando a su minicargador el cuidado que necesita lo mantendrá funcionando fuerte a largo plazo. Adquiera el hábito de mantener adecuadamente su equipo y póngase en contacto con Prime Source hoy para obtener más información sobre nuestros servicios de minicargadores. Nuestros técnicos experimentados ofrecen servicios excepcionales a precios competitivos, y vamos más allá para asegurarnos de satisfacer sus necesidades.

Comparte